Viñaruda
ES / EN
Blog


La Perla Negra: La Syrah
25/09/2015

Del valle del Ródano al mundo entero, pasando por Australia la uva "syrah" es la tercera variedad tinta que conforma el triángulo de la fama que comparte con la cabernet sauvignon y la pinot noir. Su procedencia es incierta, a pesar de que muchos expertos coinciden que surgió en Persia. Sin embargo, es en el valle del Rodáno, donde se asienta definitivamente creando grandes vinos desde hace siglos. Hoy el Hermitage la Chapelle de Paul Jaboulet es uno de sus vinos míticos.

Después de Francia, Australia es seguramente el país que más fama ha dado a esta uva que admite dos grafías, -tan correcto es decir syrah como shiraz-, con grandes vinos como el Grange Hermitage de Penfolds o Henschke Hill of Grace.

Actualmente es una de las variedades más de moda en el mundo vitivinícola, con muy buena adaptación a los climas mediterráneos.

En Australia, se cultiva principalmente en la zona de Barossa Valley y desde ahí saltó a otras zonas como California, Chile, Sudáfrica, Argentina, Italia, Grecia y, por supuesto, también España.

Su introducción en España

Es el Marqués de Griñón a través del enológo Emile Peynaud quien la introduce en 1982, en lo que hoy es actualmente la Denominación de Pago Dominio de Valdepusa, situado en Toledo (La Mancha). Su vino, Dominio de Valdepusa Syrah, sigue siendo año tras año, uno de los mejores exponentes de esta variedad.

Desde esa fecha hasta ahora, se ha ido extendido poco a poco. Los primeros monovarietales de syrah procedieron de Jumilla y Alicante y salieron de las bodegas de Agapito Rico y Enrique Mendoza. Años más tarde, les siguieron también en Jumilla las bodegas Casa de la Ermita y Julia Roch.

Esta uva se ha aclimatado a la perfección en todas las Denominaciones de Origen de la Comunidad Valenciana y Murcia, al complementar muy bien con la monastrell, que es la variedad característica de esta zona del Levante.

También combina con la garnacha y cariñena, aportando longevidad y frescura. La garnacha y cariñena son uvas autóctonas de Aragón (Cariñena, Calatayud, Campo de Borja) y Cataluña (Priorato, Montsant, Terra Alta, Tarragona) , por lo que muchos de estos vinos suelen llevar algo de syrah.

La Mancha y Valdepeñas son otros de los lugares de asentamiento de esta uva. Actualmente está autorizada en numerosas Denominaciones de Origen (DOS), pero es sobre todo en las zonas expuestas más directamente al clima mediterráneo y mediterráneo-continental donde ha encontrado su lugar : Cataluña, Baleares, Aragón, incluso en el prepirineo aragonés.

Clima, suelo y cultivo

Las características propias de la syrah potencian sus posibilidades cuando crece en suelos fuertes, francos o franco-arcillosos y climas cálidos y soleados. En su fase de crecimiento requiere disponer de una cantidad equilibrada de agua, es decir, no sufrir déficit hídrico en su riego pero tampoco excesos de agua de forma que se permita una buena aireación de sus raíces.

Sus propias características la convierten en una uva ideal para los viticultores. Como señala Jancis Robinson "la cabernet es al vinificador, lo que la syrah al viticultor" debido a que ésta última es fácil para cultivar y poco vulnerable a las enfermedades.

En su cultivo, es muy importante cuidar las tareas de deshojado y aclareo de racimos debido a que la syrah es sensible a la botritis. Las producciones máximas aconsejadas son de 7.000 kilos por hectárea y también hay que prestar especial atención a la briba.

Al ser una variedad vigorosa, con mucha madera, los sarmientos se tumban por lo que la sujeción debe ser de dos niveles de doble alambre y emparrado alto.

El vino monovarietal de syrah: sus aromas

La uva "syrah" da lugar a vinos de alta calidad siempre y cuando se controlen adecuadamente los rendimientos, se preserve la concentración de aromas en la vinificación, se realice una fermentación larga, se vigilen las condiciones sanitarias y la temperatura e, idealmente, repose en barricas de roble. Controles que si se realizan con continuidad, consiguen que sus mejores vinos se sitúen a la misma altura que los grandes borgoñas y burdeos.

Los vinos de esta variedad son suntuosos, vigorosos, potentes, con cuerpo, de textura sedosa, con gran cantidad de taninos y materia colorante.

En su cata, los vinos jóvenes, -como comenta el técnico y sumiller José Sánchez-, tienen aromas muy agradables a violeta, cassis y fruta negra (mermelada de ciruelas, grosella negra, zarzamora..), mientras que los vinos que son sometidos a una crianza en roble desarrollan otros aromas como ligeros toques ahumados, coco, aceituna negra, trufa, brea, especias .. y sus sabores abren un abanico de posibilidades entre la grosella negra, cassis, mermelada de ciruelas, zarzamoras y sabores especiados dejando un prolongado recuerdo en la boca.

Su carácter natural es sólido y por eso adquieren más personalidad a medida que envejecen pero también hay vinos muy ligeros y frescos que abren horizontes inesperados. Estos presentan un color muy intenso del estilo rojo grosella o frambuesa o violeta intenso.

http://www.sabormediterraneo.com/vinos/articulos/syrah.htm 

<< Volver a Noticias
/tr>
Desarrollo
cTa
   Nota Legal    Política de privacidad    Contacto Síguenos Síguenos